martes, junio 10, 2008

Destino líquido

Hoy toca abrir la carpeta de mis escritos y presentarles uno de mis favoritos. No digo más.

Destino líquido
Lloro, pero de mis ojos ya no salen lágrimas
Tengo todo para ser feliz
Y sin embargo no lo soy
Tengo el destino en mis manos...
Pero a veces siento que ese destino es líquido y
Se escurre entre mis dedos
Sin que yo pueda hacer nada por detenerlo.
Y esa impotencia, esa frustración, poco a poco
Acaban conmigo.

5 comentarios:

Uffor dijo...

Ke se puede hacer?...
Esperar a ke se nos vaya el destino?
Fluir junto a el?
resignarnos?
...:(

Nos leemos pronto

Kix dijo...

Wow mi querida Alletta, cuánta nostalgia escurren esas palabras!!!

Anónimo dijo...

Exactamente asi es el destino, liquido, si no podemos comprenderlo, lo dañamos nosotros mismos.. Muy bueno...no se si adivines quien escribe...

Defeña salerosa dijo...

Yo creo que el destino es como el agua. A veces nos moja (sin albur) y se espapa de las manos. Otras, nos sofoca y ni quiera podermos tocarlo (como el vapor). En cambio, cuando es sólido podemos controlarlo y sostenerlo, pero no por mucho tiempo (el frío, uf)...

Podría ser no?

Saludos!

Alletta dijo...

uffor: que te parece construir una presa e intentar controlarlo de vuelta?

kix: que quieres que te diga, es el retrato de mi vida cada cierto tiempo

anónimo: la verdad no tengo idea quien seas, si quieres jugamos a las adivinanzas pero necesito más pistas ^^

defeña: me gustó mucho tu analogía del destino con el agua, yo lo habñia visto líquido pero tienes razón hay momentos en los que si tienes la cabeza fría lo congelas y lo controlas, pero cuando se te calienta el cerebro todo se vuelve asfixiante, un saludo.