viernes, abril 08, 2011

Exigencias

Es válido (y necesario) que como sociedad le exijamos resultados a nuestros gobernantes. El problema viene cuando nos limitamos a exigir que otros resuelvan el problema sin hacer lo que nos corresponde.

Me parece francamente hipócrita exigir que el gobierno termine con la corrupción 'en las altas esferas' pero seguir ofreciéndole "pa'l chesco" al policía de tránsito que va a multarme por pasarme un semáforo en rojo.

Mucha gente cree que los que pensamos que la sociedad tiene que hacer algo ADEMÁS DE quejarse pensamos también el gobierno no tiene ninguna responsabilidad, y no es así señores. Simplemente entendemos que ni sociedad ni gobierno por separado van a lograr nada, hay que exigir, sí, pero también hay que trabajar.

Pensar que el cambio tiene que venir de arriba hacia abajo es ingenuo. Supongamos por un momento que ponemos en una posición alta a una persona congruente, honesta y preparada; si no lo dotamos de un buen equipo de trabajo no podrá hacer gran cosa, las mañas, los malos manejos, los vicios seguirán incrustados en el sistema, intocables. 

Es cierto que un líder inspira, pero no todo en la vida es inspiración, podríamos tener al más honesto y valiente jefe de policía del mundo, pero eso no nos garantiza que el oficial no aceptará el soborno que le ofrece un chófer para evitar la grúa se lleve el carro. Es más, casi podría apostar que aunque el jefe fuera el más transparente seguirían existiendo quienes, sin pruebas, lo acusaran de corrupción por motivos meramente políticos. 

Por eso es que pienso que el reclamo no sólo debe ir hacia el gobierno, debe ir también hacia la sociedad. ¿Estamos tan hasta la madre de todo como para dejar de dar mordidas? ¿Estamos tan hasta la madre de todo como para respetar las leyes? ¿Estamos tan hasta la madre de todo como para preguntarnos qué estamos haciendo mal como ciudadanos?

El problema de fondo es, como lo he dicho desde hace mucho tiempo, la educación. La responsabilidad del gobierno es, en todo caso, proveer formación académica, no educación, y es justamente aquí cuando entramos en conflictos. Conozco varios casos en los que los padres esperan que las escuelas 'eduquen' a sus larvas, padres que se ofenden cuando una les dice que le pueden exigir a la escuela que les enseñe a sus larvas a leer, a escribir, a realizar operaciones aritméticas, pero no pueden esperar que en la escuela aprendan a comportarse como seres civilizados si no es lo que se ven en casa.

Por más clases de ética, civismo o democracia que tuviéramos, si en casa reina la ley del gandalla no batalla, el lema del que no tranza no avanza, pues no vamos a llegar a ningún lado. Hay que empezar por aprender y enseñar a asumir la responsabilidad de nuestras acciones.

Cada que me preguntan "¿y tú que haces por mejorar la situación?" les respondo que procuro respetar la ley, no dar mordidas para acelerar trámites, no fomentar el comercio informal. A muchos se les hace poco, pero estoy segura que es más de lo que la mayoría de la gente hace... y creo que a la larga debe trae más beneficios que salir a cerrar calles. Y no sólo es que yo cumpla con eso, en mi entorno procuro convencer a la gente que me rodea de hacer lo mismo. 

Sí, el gobierno no está cumpliendo con lo que le toca, pero nosotros como sociedad tampoco. Si hoy se te hace fácil dar una mordida, mañana si llegas a ser funcionario se te va a hacer fácil recibirla... y luego exigirla. En la mente de muchos es una especie de 'compensación', un "pues cuando yo estaba abajo me fregaron, ahora que tengo la oportunidad voy a fregar a otros". Y así, al final, aunque cambie el gobierno, aunque cambien los actores, seguiremos teniendo los mismos vicios. 

El cambio verdadero debe venir de abajo hacia arriba, de adentro hacia afuera. La honestidad y congruencia de la sociedad civil deben ser los cimientos para un buen gobierno... lástima que a tantos esto se les olvide cuando llegan a posiciones de influencia.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial!! Pensamos similar, ya basta de quejarse, somos 112 millones aquí, y si la gente sigue jalando para su lado porque le conviene nunca se va a llegar a ningún lado; hasta que todos vayamos para el mismo lado, sea políticos, policias, clase alta, media o baja, va a haber un cambio... mientras creamos que la culpa de todo es del gobierno y sigamos comprando piratería, dando mordida, etc,la cosa va a seguir igual... la otra vez iba diciendo eso con una amiga en el micro y casi nos agarraban a golpes, pero ps es la verdad, ni pex, no es mi culpa que casi nadie en este pais sea tan responsable como para aceptar su parte de la culpa... saludos n_n

bitalicious dijo...

En efecto, a cada quien su parte. En lo personal, como ciudadano cumplo, no quebranto leyes, y por ello me siento en pleno derecho de exigir a mis gobernantes y autoridades que cumplan con su parte, y que si no, pues claro, que renuncien. Demasiado justo, creo yo. Saludos, abrazos y besos. ¡Muackatelas!

FakenYonki dijo...

Es tan acertado tu post que raya en lo triste e indignante. Una vez escuché la frase "los inconformes no saben que son muchos y que pueden organizarse", y creo que es muy cierto. El problema es que mucha gente se queja pero no hace nada para empezar a resolver el problema, no ponen su grano de arena. Dicen que si todos barremos el frente de nuestra casa, la ciudad sería muy limpia. Cuanta razón. La solución está en entender que el bien personal es el bien comunal. Me inspiraste para retomar el blog que tengo muerto desde hace unos meses. Un abrazo.

Stan dijo...

Se vale que ponga #renunciacalderón? Yo recuerdo q antes de navidad por acá me vi en la necesidad de tomar una vuelta prohibida y una patrulla salió de la nada. EL poli me estaba explicando lo que hice (como si no supiera) y se quedó callado de repente y viéndome... Yo imagino que esperando su "navidad". Ya nomás le dije "¿Me vas a hacer la multa o no?" y pos lo puse a trabajar porque ni pluma traía y yo tampoco, entonces tuvo que ir a una gasolinería a pedir una.

¿A qué voy? Pues que tienes toda la razón

Hector dijo...

Coincido contigo, lo he venido diciendo, la responsabilidad de vivir en paz recae en la sociedad y el gobierno, en un numero en millones de personas que habitamos el país. Pero la sociedad es terca, es revoltosa, chismosa, le gusta pues quejarse. Le gusta que le digan que hacer, es cierto, se necesita un líder, pero uno con una visión más amplia. El país no tiene memoria, comprobado está por la historia. ¿Que funcionaron en Libia? Sí, pero la mentalidad es totalmente diferente. Comparto tu texto en mi muro de FB, ojalá no te moleste. Te mando un saludo.

Alletta dijo...

Anonimo: Pues sí, es bien fácil repartir culpas y no aceptar responsabilidades :/

bit: El problema es cuando se exige renuncia y no se dice ¿después de la renuncia qué? ¿Improvisamos?

Faken: Muchas veces no es que los inconformes no sepan que pueden organizarse sino que no les interesa :/

Stan: es tristísimo, me han tocado policías que SE OFENDEN cuando les pides tu infracción ¬¬

Héctor: ninguna molestia, al contrario me siento halagada. Saludos

W dijo...

Mi A...

Yo lo hice... muchas veces... moverme... e intentar que otros se movieran... tú lo sabes....

Es desesperante ver como la gente no escucha... no aprende.... no entiende...

No sé hasta qué punto tenemos que llegar para que nos caiga el veinte...

Héctor Quintero dijo...

Te comparto dos textos, uno de Ciro Gómez Leyva y otro de Denisse Maerker.

http://impreso.milenio.com/node/8939153
http://www.eluniversal.com.mx/columnas/89047.html

Saludos.

Alletta dijo...

W: lo sé, tristemenet no he encontrado el switch universal para que la gente reaccione, pero honestamente creo que con lograr que a alguien le caiga el veinte ya vale la pena el esfuerzo.

Héctor Q: Gracias, los checo en un rato, he tenido esto muy abandonado todo el finde. Saludos