viernes, marzo 08, 2013

Soy mujer y no tengo nada que festejar…

Realmente me molesta el revestimiento de brillo superficial con el que han bañado esta fecha. Hombres y mujeres igual de idiotas felicitando a las hembras por el gran logro de haber nacido con dos cromosomas X en lugar de uno X y uno Y. Felicitándolas por un simple accidente genérico en el que nada tuvieron que ver, olvidando por completo que el sentido de este día es evidenciar el gran camino que como sociedad nos falta por recorrer para alcanzar equidad de derechos, oportunidades y obligaciones.

Y hablo de equidad, no de igualdad, porque hombres y mujeres no somos iguales, de hecho ni siquiera entre mujeres podríamos hablar de igualdad. La justicia no es darle a todo mundo lo mismo, es darle a cada quien lo que se merece, lo que puede lograr teniendo las mismas oportunidades, un arranque parejo.

Pero ¿por qué estoy tan enojada con los que felicitan? Quizá contando unas cuántas historias les quede más claro no sólo mi 'lucha' sino también mi enojo.

En mi primer trabajo se resistieron muchísimo para contratarme a pesar de estar MUCHO más capacitada para realizarlo en comparación con el resto de los candidatos, el gran problema era que era mujer y no querían que distrajera al resto de los ingenieros. Al final me contrataron, tiempo después me enteré que yo ganaba menos que mis compañeros, por supuesto menos que mi antecesor pero realizaba no sólo las mismas labores que ellos, adicionalmente revisaba la redacción y la ortografía de todos los manuales porque en eso era mucho mejor que el resto del equipo, también apoyaba a coordinar la agenda de mi jefe porque era mucho más organizada para eso que le resto del equipo y varios detallitos más. Así que fui a preguntar la razón de que yo ganara menos, esperaba que me dijeran que era un asunto de antigüedad o de que ellos estaban titulados y yo no (pretextos idiotas si consideramos que los resultados que yo ofrecía eran superiores a los del resto) pero jamás me esperaba la respuesta que recibí y que cito textual:
"Es que ellos son hombres y tienen que mantener a su familia, además pues tú tienes esposo que te mantenga, no necesitas ganar lo mismo…"
Sobra decir que al poco tiempo y por varios factores renuncié a ese empleo.

En otro empleo fui víctima de acoso sexual por parte de un pendejo que se creía que por estar bien parado con el jefe de mi jefe tenía derecho a andar presionando a cualquier mujer que trabajara ahí. Al principio sólo era demasiado 'amable', poco después comenzaron las insinuaciones de que tenía suficiente poder para ayudarme a obtener un mejor puesto o para que me corrieran si no era buena onda. Me acorralaba en la impresora, entraba a mi oficina sin avisar, saludaba efusivamente con abrazos que no eran correspondidos. Cada vez se volvía más incómodo, poco le importaba que mi marido fuera a recogerme algunos días o que yo le dijera que no estaba interesada en enredarme con él. 
Un buen día me despidieron, mi jefe me comentó que él no estaba de acuerdo con la decisión pero que su superior le había pedido específicamente mi cabeza alegando un recorte de gastos, mi jefe le ofreció recortar a otras 3 personas que no eran tan eficientes y cuyos salarios sumados eran superiores a lo que yo ganaba y no acepto, a la voz de un "tú no estás entendiendo, a la que vamos a despedir es a ella" se cerró la charla y yo quedé fuera. Pocos días después una excompañera me contó que el acosador ese le preguntó que si ella sí iba a ser buena onda con él o quería que la corrieran igual que a mí.

Esas experiencias y algunas menores me hicieron prometerme que de algún modo tenía que ayudar a que otras mujeres no tuvieran que pasar malos ratos simplemente por ser mujeres e hice lo único que estaba a mi alcance, tratar de mejorar las condiciones de aquellas mujeres que estuvieran cerca de mi área de influencia.

La señora Margarita, que trabaja para mi madre limpiando su casa, fue mi primer objetivo. Esa mujer ha sufrido lo indecible por culpa tanto de autoridades insensibles y poco éticas como por asuntos ajenos al control de cualquiera.
Hablando con ella acerca de lo complicado de su situación patrimonial le recomendé que se acercara al instituto de las mujeres naucalpenses para tramitar su divorcio necesario del fulano con el que se casó pero que la abandonó hace años con el fin de que pudieran poner a su nombre la casa que estaban comprando y que el tipín este no quisiera pelear más adelante 'la parte que le correspondía por estar casados por bienes mancomunados'. Su hija tenía una situación similar, así que ella también comenzó los trámites. Al principio tuve que guiarlas paso a paso pues al verlas poco preparadas y de bajos recursos muchos vivales querían abusar de la situación. Después de un tiempo y con la falsa tranquilidad de que ya habían arrancado los trámites me desconecté del tema, tenía demasiadas cosas que me mantenían ocupada y eventualmente lo olvidé.
Hace poco la hija murió, en los brazos de la madre en la puerta de un hospital en el que se negaron a atenderla porque "ya viene muy grave y no está registrada". Y comenzó otra pesadilla.
Me enteré que nunca terminaron el trámite del divorcio necesario, que ya sólo faltaban los últimos pasos  pero les ganó la desidia, era perder tiempo y dinero en dar vueltas y vueltas y lo fueron dejando pasar. Ahora no le quieren dar el dinero de la ayuda para gastos funerarios a los hijos o a la madre de esta chava, sólo se los entregarían al esposo (que sepa la madre dónde esté) y Margarita prefiere que se pierda antes de que se lo den a un tipo que no hizo nada ni por su esposa ni por sus hijos. Al comentarle que debería acercarse al instituto nuevamente su respuesta me deja fría. No va porque no la tratan bien, los trámites son complicados y no se los explican correctamente lo que se traduce en vueltas innecesarias, ella que vive al día no puede darse el lujo de no trabajar un día, porque día que no trabaja día que no le pagan. 

También está la historia de la 'profesionista exitosa', guapa, inteligente, talentosa, felizmente casada con un hombre atractivo y trabajador, un buen partido. Muchísima gente 'envidia' su vida perfecta, su buen trabajo, su casa bonita, su adorable familia. No dejan de repetirle que ella "no tiene nada de qué quejarse, que su vida es perfecta y que debe estar agradecida". Lo que la gente no sabe es que detrás de esa fachada perfecta hay una mujer maltratada, víctima de la violencia física y emocional. Una mujer que tiene demasiado miedo para hablar porque sabe que nadie va a creerle y no cree tener suficiente fuerza para enfrentarse a todo eso sola. 
Y es que la gente piensa que sólo le pegan a las mujeres pobres e ignorantes que se dejan porque no les queda de otra, porque si se alejan del fulano se mueren de hambre; que ella, tan inteligente y exitosa no tendría que soportar nada de eso. Lo que no saben es que antes de llegar a la violencia física le destruyeron la autoestima y la confianza en su capacidad minimizando sus éxitos, la convencieron de que sus logros fueron circunstanciales y poco importantes, que lo que ha conseguido se puede perder en un segundo porque no es suficientemente buena para conservarlo, que es lo que es gracias al apoyo de aquel al que un mal día no le bastaron las palabras y las humillaciones y pasó a la violencia física. Ella aterrada no supo que hacer, pensó que nunca volvería a ocurrir y no dijo nada… pero volvió a ocurrir, en repetidas ocasiones, cada vez más seguido y cuando ella pidió ayuda no le creyeron así que se reafirmaron todas esas ideas y se acostumbró a vivir así, a vivir con miedo que no es vivir, a sobrevivir.

Yo no tengo nada que festejar, voy a festejar el día que no nos pidan una prueba de embarazo para contratarnos, el día que a trabajos iguales obtengamos remuneraciones iguales, el día que las empresas entiendan que los hijos no son sólo responsabilidad de las madres y otorguen los mismos permisos de 'cuidados maternos' a padres que los soliciten (y con esto dejen de querer contratar hombres porque es menos complicado), el día que no se culpe a las mujeres de que un idiota les falte al respeto o abuse de ellas 'por su forma de vestir o comportarse', el día que dejen de sacar a las niñas de la escuela porque ellas no necesitan estudiar, el día que no exista más mutilación genital femenina, el día que dejen de justificar las golpizas y asesinatos a mujeres por parte del marido cornudo, el día que dejen de tratar como apestadas a las mujeres que deciden hacer con su vida algo distinto a lo que todo el mundo espera de ellas, el día que una mujer pueda decidir ser ama de casa o ser profesionista porque ella así lo quiere sin tener que cubrir los roles que otros les imponen, el día que ser madre o no serlo sea una decisión libre por parte de la pareja, el día que no se requiera un transporte público especial para las mujeres porque somos respetadas en cualquier espacio, el día que dejemos de decir que es más difícil ser mujer en un mundo de hombres.

Y no nos engañemos, ser mujer no es ningún logro, no por ser mujer eres una maravilla de la creación. Hay mujeres ojetes, desgraciadas, hijas de la rechingada, mujeres que disfrutan jodiendo al prójimo, mujeres que tratan peor a las otras mujeres que muchos hombres, mujeres que merecen ser señaladas del mismo modo en que se señala a los hombres abusivos. Hay mujeres que explotan su condición de mujer para obtener beneficios, para 'chingarse al hombre' y eso tampoco es equidad.

Yo no tengo nada que celebrar, para mí hoy es el recordatorio de todo lo que tengo pendiente. Para mí hoy es un duro recordatorio de que Margarita y muchas mujeres como ella necesitan de nuestro apoyo, que si nosotros tenemos situaciones más favorecedoras es nuestra obligación emparejar el terreno.  

11 comentarios:

loicara dijo...

Wow, felicidades por tu publicación realmente hace reflexionar sobre las situaciones que muchas veces pasamos y dejamos aun lado o que vemos reflejadas en una madre, una amiga o una simple desconocida.

Carlos Charly dijo...

¡¡Esa es vieja y no fregaderas!!
Duro recordatorio de lo que hay pendiente.. de que no todo está bien, que no basta un discurso bonito en un auditorio lleno de mujeres que pueden tener ese tiempo... hay mucho por hacer, no festejemos, emperejemos el piso para que la marcha sea pareja..

Tete dijo...

Genial amiga... Gracias por tu magnifico articulo.

Maik Civeira dijo...

¡Excelente entrada¡

rrika dijo...

Es triste que en pleno siglo XXI estas cosas sigan pasando. Y de manera cotidiana. :/ Te faltó mencionar solamente a ciertas mujeres que son machistas adoctrinadas, que, por ejemplo, les proihíben los novios a sus hijas, pero no les dicen nada a sus hijos si andan con 5 mujeres a la vez: "Lo que pasa es que él es hombre", dicen. :///////////////

Saline Regia dijo...

No manches, excelente entrada. Es cierto que algo se ha avanzado en los derechos de la mujer, pero aún falta muchísimo; aún así la gente cree que con decir "Hey, felicidades por tener un útero" le damos su lugar a la mujer. Ojalá más personas lo tuvieran tan claro como tú.

Anónimo dijo...

Buen post, nunca te había leído, pero fue bastante agradable.

prufrock jerusalem dijo...

Excelente entrada. Concuerdo contigo en muchos de tus puntos.

Anónimo dijo...

Excelente. Una felicitación no es nada ,

Lita dijo...

Excelente artículo! Tienes razón, qué vamos a festejar si hay tantas mujeres que se muestran y que no, y que viven o sobreviven a una vida de maltratos. No sólo el que pega maltrata, sería preferible un morado en el ojo a un abuso sicológico... el morado desaparece, el dolor pasa... y la tortura en tu cabeza??? hasta cuando!! No necesitamos festejos ni dias especiales, simplemente necesitamos ser seres humanos iguales!!!

Anónimo dijo...

Me hizo bien leerte... creí que yo era la única amargosa que se siente agraviada cuando la felicitan un día pero le friegan todo el año por su condición de mujer.

A mí me corrieron de un empleo por pretender ganar lo mismo que mis homólogos masculinos.

Y bueno... la lista es larga.

¡Saludos!