jueves, diciembre 30, 2010

Se va el 2010

Seguramente mañana no tendré oportunidad de escribir el último post del año, así que en este momento de tranquilidad lo hago hoy.

El año que termina será recordado por esta tecleadora como uno de los años que más me han marcado por muchas razones. Un año intenso, fuerte, feliz y trágico. Un año de reinvenciones, de dolorosos errores y maravillosos aciertos. Un año al que no sé si recordar con tristeza o con emoción. Un año tan lleno de cosas como hacía mucho no vivía.

Durante 2010 conocí a muchísima gente valiosa, la gran mayoría sacaditos de la red. Grandes compañeros de 'jodencia' que se convirtieron en amigos entrañables, en cómplices y confidentes.

El par de viajes que realicé durante el año me cambiaron la forma de ver la vida de una forma importante. En ambos descubrí verdades dolorosas, a veces quienes están más cerca de ti son precisamente esos que están físicamente más lejos de ti.

Conocí lugares espectaculares, me emocioné casi hasta las lágrimas en algunos puntos, llegué a sitios que había deseado conocer por años y a otros que nunca me llamaron la atención pero me conquistaron sin dudas.

En 2010 leí historias que atraparon mi alma, comparti libros que dejaron huella en alguien más, descubrí canciones que pintaban mi historia, vi películas que erizaron mi piel.

Fue un año de reinventar lugares, de redescubrir sentimientos, de cobrar revancha por asuntos de un pasado remoto y de perdonar ofensas acumuladas.

En 2010 perdí mi trabajo, perdí mi fe en algunas personas, perdí algunos de mis sueños pero reencontré mi capacidad de asombro, mi emoción por las cosas simples.

A principios de año llegaron a mi vida Barrel y Holly, un par de pelusas dramáticas y latosas que junto con Seki mantienen mi vida llena de amor incondicional y muchas, pero muchas travesuras.

Durante 2010 corrí emocionada a librerías de viejo, caminé viendo el lago, bebí cerveza con amigos de toda la vida, recorrí con ganas el centro histórico, disfrute del metro aquí y en Washington, volví a voltear a ver las estrellas, me congelé viendo un eclipse lunar, me robaron mi zarza, estuve en lugares horrendos de la ciudad pero también en los mejores barrios, vi el mundial rodeada de antifutboleros, volví a usar lentes, dije tantas cosas sin usar palabras y descubrí tantas otras en ojos ajenos, amé, fui amada, fui odiada, fui perdonada, perdoné, fui rechazada, soñé, viví.

Y aunque este año que se va me deja mucho dolor, le reconozco que me haya hecho vivir nuevamente, sentir con intensidad dolor y alegría. 

Va un brindis por todos aquellos que durante este año llegaron a mi vida... y va otro también por aquellos que se fueron de ella.

Les deseo que el 2011 sea un gran año para todos, que sea también un año lleno de vida, pero esperemos que esta vez venga más cargado de cosas buenas que de malas.

"No te quedes en la estación viendo el tren partir, si ves tus sueños asomados por la ventana, corre, aborda el vagón, recuerda que hay trenes que no tienen regreso."

6 comentarios:

Jolie dijo...

Abrazo modelo 2010 ;)

Juan de Lobos dijo...

Una gran salida. Comparto el brindis. Besos y aullidos para ti.

CAVA dijo...

Que se cumplan todos tus deseos, que a tu vida este llena de amor, pasión, felicidad y justos momentos…!¡!

Gracias por ser tan especial, FELIZ, 2011

Un beso y un abrazo.
Cava.

W dijo...

Feliz 2011 mi A !!!

Jagger dijo...

ahora si es oficial... de verdad quiero contigo

chilangoleon dijo...

desear=feliz=anio=fresa