martes, agosto 17, 2010

Por el bien de las larvas...

El día de ayer, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró que los matrimonios homosexuales del DF eran constitucionales y debían ser válidos en todo el territorio. También se negó a poner el candado a la adopción por parte de parejas homosexuales.
Las reacciones no se han hecho esperar, la gran mayoría cargadas de odio e ignorancia, hay muchos que se envuelven en la bandera de "por el bien de los niños no debieron dejar que los homosexuales adopten, eso sí yo no tengo nada en contra de ellos". Puaj!
¿Por qué digo que hay mucha ignorancia? Simple, tal y como estaban las cosas antes en ningún lugar decía que únicamente podían adoptar parejas heterosexuales que estuvieran casadas. La ley era clara, hasta una persona soltera podía solicitar la adopción de un menor.
Esta ley se trata de brindad certeza legal sin discriminar a nadie por cuestiones de sus preferencias sexuales, no quiere decir que van a repartir niños entre la comunidad gay ¡NO MAMEN! Igual que en ningún lado la ley dice que después de cierta edad no puedas adoptar, en la práctica no es que todos los abuelitos anden adoptando, pero se queda abierta la posibilidad legal, sinceramente creo que así pasará con las parejas homosexuales, no todas van a poder (ni querer) adoptar, pero no se les cierra por ley el derecho a intentarlo.
Supongamos el ejemplo de una pareja de lesbianas, una se embaraza y tiene al hijo de las dos, ahora la otra puede darle su apellido y compartir con su esposa derechos y obligaciones sobre el menor, y si la madre biológica muriera el niño se quedaría con su otra madre en lugar de ir a dar a un orfanato. Lo mismo en el caso de que algún gay soltero adoptara y luego se fuera a vivir con su pareja. La ley protege al niño en caso de que le pase algo a alguno de sus padres, es darle un marco legal a cosas QUE YA OCURREN.
Claro que muchos se seguirán escondiendo en su creencia de que su rechazo es 'preocupación por los menores' y no discriminación a quien tiene distintas preferencias sexuales.
Yo, que cuento entre mis amigos más queridos a muchos homosexuales (desde antes de que se pusiera de moda tener un amigo gay), aplaudo la medida y espero poco a poco se le vaya ganando terreno a tanto odio e ignorancia.

5 comentarios:

pez dijo...

pucha, yo que pensé que harías la reseña del campus party

no sabía que era una cuestión de moda tener un amigo gay

Alletta dijo...

En el campus solo estuve 3 días, se atravesó la operación de mi madre y una gripa mortal que me tumbó :/

Y sí, para muchas está de moda tener un amigo gay :P

Kyuuketsuki dijo...

Hay muchas cosas que decir al respecto. En el aspecto politicoide (que es lo que quiero resaltar), me limito a mencionar que las objeciones promovidas (en este caso por Chávez Chávez) por gobiernos panistas son parte de las grandes contradicciones que existen en los partidos políticos mexicanos. Por un lado, se menciona en los estatutos del partido la "libertad individual"; por otro, promueven la mochez a través de órganos de gobierno, como en este caso. Pero no quiero extenderme demasiado. Esto da como para una plática de café de esas en las que se resuelve el mundo ;)

Anónimo dijo...

Good dispatch and this fill someone in on helped me alot in my college assignement. Say thank you you as your information.

Alex Salgado dijo...

Hay mucha tela de donde cortar en este tema, cada quien disfruta y expresa su sexualidad de la manera que mejor le plazca; en cuestiones puramente técnicas creo que es un triunfo para la comunidad homosexual el poder acceder a la protección y certeza legal que ofrece el matrimonio, en lo que estoy totalmente en DESACUERDO es que puedan adoptar menores. Da tristeza que las políticas públicas en lugar de estar orientadas al beneficio de la mayoría (vivimos en un país democrático), nuestras autoridades tengan este tipo de puntadas, con fines y motivos puramente electoreros. Ojalá que los trámites y requisitos para adopción sean igual de rigurosos que para parejas heterosexuales, y las autoridades no caigan en el "pobrecitos, vamos a darles chance por ser homosexuales". Y que conste que no soy homofóbico ni mucho menos, pero hay ciertos límites que el sentido común debe respetar. Saludos!